Mitos y datos sobre la vacunación

¿Las vacunas contra el COVID-19 contienen un microchip?

No. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen microchips. Estas vacunas se crearon para combatir la enfermedad y no se administran para controlar a las personas. Las vacunas estimulan la producción de anticuerpos en el sistema inmunitario. Después de vacunarse, la persona desarrolla inmunidad a esa enfermedad sin tener que padecerla antes.

¿Las vacunas producen infertilidad?

No existe evidencia que demuestre que alguna vacuna, incluidas las creadas contra el COVID-19, cause problemas de fertilidad en mujeres o en hombres.

¿Para qué vacunarme si de todos modos me puedo contagiar?

La vacuna ayuda a la producción de anticuerpos y la capacidad de respuesta del organismo frente al COVID-19. Si bien no garantiza que la persona no se contagiará, sí reduce drásticamente la posibilidad de que enferme de gravedad o muera a causa del virus.

¿Las vacunas contra el COVID-19 modifican mi ADN?

No. Las vacunas contra el COVID-19 no modifican ni interactúan con el ADN de las personas de ningún modo. Tanto las vacunas ARNm como las de vectores virales contra el COVID-19 les dan instrucciones a las células de nuestro cuerpo para que comiencen a generar protección contra el virus que causa el COVID-19. Sin embargo, el material nunca ingresa al núcleo de la célula, que es donde se encuentra nuestro ADN.

Si ya tuve la enfermedad, ¿necesito vacunarme?

Las personas que se han enfermado de COVID-19 deberían vacunarse porque es posible una reinfección, con los graves riesgos para la salud que tiene el virus. Aún se desconoce el nivel de protección y cuánto dura la inmunidad producida por la infección. Vacúnate y puedes salvar tu vida.

Si me pongo la vacuna, ¿me infecto?

La vacuna contra el COVID-19 no contiene el virus SARS-CoV-2, por lo que no puedes contraerlo por vacunarte. La proteína que te inyectan ayuda a tu sistema inmunitario a reconocer y combatir el virus, no causa infección de ningún tipo. Podrás sentir efectos secundarios normales como mareos, dolor de cabeza o cuerpo, fiebre, entre otros. Todo esto es normal.

¿La vacuna es la marca de la bestia?

Esta es una perspectiva religiosa o mitológica. Se respeta la libertad de credo de cada persona; sin embargo, hacemos énfasis en que la vacuna es un desarrollo científico como lo son otras medicinas que consume ampliamente la humanidad.